• Medidas: cada país debe implantar un conjunto completo de medidas, calibradas conforme a su capacidad y contexto, para frenar la transmisión y reducir la mortalidad asociada a la COVID-19, con el objetivo último de alcanzar o mantener un estado estable de bajo nivel de transmisión o de ausencia de transmisión. Seguir leyendo.
  • Coordinación: Cada país se coordinará y planificará las estrategias adaptativas en respuesta al COVID-19, esto depende de la participación ciudadana. Seguir leyendo.
  • Orientación técnica sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19): se debe hacer partícipe a todos los miembros de las comunidades, para evitar el riesgo de contagio y transmisión, Esto incluye todas las medidas de protección individual, como lavarse las manos, evitar tocarse la cara, practicar una buena higiene respiratoria, distanciamiento socia, Seguir leyendo.
  • Detección de casos y contener la propagación: para la detección y contención se requiere realizar pruebas a todos los casos sospechosos, y aquellos sospechosos ponerlos en cuarentena a control médico durante 14 días. Seguir leyendo. 
  • Atención medica: el COVID-19 tiene como característica la presión ejercida sobre el sistema sanitario por la necesidad de contar con una atención de calidad. Además, los pacientes necesitan respiración asistida y los brotes, suponen una inmensa presión para la dotación de personal, la disponibilidad de equipos y de suministros cruciales como el oxígeno medicinal, respiradores y equipos de protección individual (EPI). Seguir leyendo.