Según estudios realizados por un grupo de científicos chinos, los más propensos a contraer el COVID-19 serían las personas con grupo sanguíneo A.  Después de comparar los grupos sanguíneos de 2.173 pacientes infectados de coronavirus Llegaron a esta conclusión. Este estudio se realizó en tres hospitales de Wuhan y de Shenzhen con personas sanas del mismo lugar.

De 206 pacientes que habían muerto por el nuevo coronavirus, 85 tenían sangre tipo A, lo que representaba un 63% más que los 52 con tipo O. Este patrón, de acuerdo con el informe publicado en Medrxiv, existía en diferentes grupos de edad y género.

Por lo tanto,  se concluye que pacientes con sangre de tipo 0 “tenían un riesgo significativamente menor de contraer enfermedades infecciosas”, según señalaba  la investigación previa del Centro de Medicina Basada en la Evidencia y el Hospital de Zhongnan, de la Universidad de Wuhan.

Por otra parte se estudia el papel que tienen los tipos de sangre y los antígenos leucocitarios (la capacidad que tiene el cuerpo de detectar agentes extraños que provocan infecciones, y activar la respuesta inmune) en el coronavirus.

Recientes estudios como los llevados a cabo por la Doctora María Buti (Hospital Universitario Vall d’Hebron, España), que participa del estudio Genomewide Association Study of Severe Covid-19 with Respiratory Failure, afirman que tras analizar genómicamente las parcelas relacionadas con los grupos sanguíneos (cromosomas 3 y 9), parece guardarse una relación directa con que pacientes del grupo “A” tengan más posibilidades de complicaciones respiratorias graves.

Previamente, otro estudio científico realizado por la empresa 23andMe, ha sido citado por numerosos medios internacionales. Sin embargo, este estudio no está exento de polémica, ya que sus resultados son preliminares y puede existir conflicto de intereses, ya que sus productos están orientados a la comercialización de test genéticos, y no está especializada en virología.

Existen otros estudios que apuntan en la misma dirección que los anteriores, pero no son pocos los especialistas en Hematología de todo el mundo que van añadiendo matices a la asociación entre tipo sanguíneo y Covid-19, ya que implicaría “un cierto mayor riesgo de infección en los individuos de grupo A y menor en los de grupo O”, pero que relación con la gravedad de la enfermedad en los pacientes con los distintos tipos sanguíneos parece resultar “algo menos evidente”.

La división y las pruebas aún no conforman una verdadera evidencia potente, por lo que parece que habrá que seguir trabajando al respecto. La OMS, por su parte, hace un llamamiento al prudencia, ya que hasta el momento no se tienen conclusiones certeras, por lo que sin importar el tipo de sangre se recomienda seguir las pautas y recomendaciones de prevención establecidas por la Organización Mundial de la Salud y de los diferentes gobiernos, a través de sus Instituciones sanitarias oficiales.