Los datos masivos, inteligencia de datos, datos a gran escala o «big data» se utilizan para definir cantidades tan inmensas de datos complejos que requieren de herramientas o utilidades informáticas precisas y específicamente diseñadas para tal cometido.

Actualmente se han generado datos de diversas variables y fuentes que instituciones y empresas tratan de ordenar y controlar para reportar una utilidad directa o indirecta en la lucha contra el COVID-19.

Por citar ejemplos, un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Estados Unidos, está utilizando Summit en la lucha contra la pandemia. Disponen del ordenador más potente del mundo dedicado ahora mismos a estas funciones, con su gran capacidad de procesamiento de datos que ha permitido simular 8.000 compuestos de medicamentos en dos días, 77 de los cuales muestran cierto potencial para evitar que el virus infecte las células.

Por su parte, la organización Nextrain ofrece datos, mapas y visualizaciones en código abierto y en tiempo real para comprender el árbol genealógico del virus, entre otras funcionalidades.